Se pensaba que no había nada antes del La Gran Explosión (Big bang), pero la ciencia apunta que incluso antes del mismo ha existido un universo de potencialidad pura, el campo cuántico, algo que casi podríamos haber llamado el “vacío absoluto” si en el mismo no se hubiese encontrado el movimiento de ondas vibratorias interconectadas.

¿Qué es la nada? ¿Qué es el vacío? El vacío es quizá el lugar donde los misterios más profundos del universo pueden residir, incluso podría explicar nuestra existencia, y por qué, hace casi 14 billones de años el universo apareció prácticamente de la nada.

Si tenemos una caja y removemos absolutamente todo de dentro de ella, sin dejar ni una partícula de aire ¿Qué tenemos entonces dentro de esa caja? ¿Realmente no hay nada dentro de ella? Lo importante de esto es que realmente el vacío es lo que compone casi todo el universo, incluso los átomos que componen nuestro cuerpo y el mundo físico alrededor nuestro son constituidos por espacio vacío. 

Durante siglos se tuvo la concepción de la nada propia de Aristóteles, quien creía que la naturaleza sentía horror por el vacío, cada persona lo podía corroborar: tal y como sucede con los pitillos, si se extrae aire por un lado, tiende a entrar más aire o líquido por el otro, la materia ocupa el espacio que podría quedar vacío o el pitillo se comprime por la presión atmosférica. Fue sólo hasta el año de 1643 que el italiano Evangelista Toricelli (1608-1647) realizó un experimento en el cual llenó de mercurio líquido un tubo transparente con una sola apertura, al voltearlo sobre un recipiente con el mismo líquido, el peso del mercurio hacía que cayera dejando un espacio de vacío en la parte superior del tubo, en ese momento se descubrió que realmente el vacío podía existir, y que el aire tenía un peso.

En experimentos posteriores realizados por Pascal (1623- 1662), llevando el barómetro de mercurio a mayores alturas descubrió el aire tenía menos presión, llevando al entendimiento que la tierra está envuelta en una atmósfera que rápidamente se adelgaza entre más alto se va, volviéndose aquello que se llamó “el espacio expansivo silencioso”.

Torricelli y Pascal habían empezado a desenmarañar una verdad profunda: la nada, está en todo lado; la tierra es casi una pequeña mota de polvo flotando a través de una vasta extensión de un vacío inhóspito y absolutamente silencioso, la naturaleza no sostiene el vacío, el vacío es el estado por defecto de la naturaleza. ¿Qué es entonces ese vacío? 

Con gran curiosidad por utilizar el vacío, los científicos realizaron experimentos de todo tipo. Por ejemplo, al colocar un reloj despertador dentro de un frasco de vidrio vacío y el hecho de ver que no se escuchan sus campanas al martillar, les permitió entender que no escuchan nada porque el sonido no viaja en el vacío, necesita un medio para hacerlo. No podían escuchar el reloj, pero ¿por qué lo podían ver? esa pregunta les resultaba más fascinante. El hecho que lo pudieran ver les hizo pensar que quizá el espacio no estuviera vacío, que quizá había una sustancia que aún estaba ahí y era la que permitía a la luz viajar a través de ella, la llamaron el Éter luminífero.

Es así que pensaron que el éter luminífero era algo como una sustancia que estaba por todo lado y que permitía que se propagara la luz, pero ¿cómo podían comprobar que esta sustancia existiera?. Los físicos Albert Michelson (1852-1931) y Edward Morley (1838-1923) diseñaron un experimento (1887) mediante el cual buscaron comprobarlo, ellos suponían que esta sustancia se movía o viajaba en direcciones determinadas, tal y como el aire lo hace, y que ese movimiento influiría sobre la velocidad de la luz que viaja en ella, ralentizándola o acelerándola, así que midieron la velocidad de rayos de luz viajando en diferentes direcciones en un mismo espacio, encontrando que no se veía alterada independientemente de la dirección en la que fuera, al parecer el vacío podía estar realmente vacío y la luz podría viajar a través del mismo.

En las décadas siguientes las investigaciones sobre el vacío se multiplicaron permitiendo hacer dinero de la nada, por ejemplo en la bombilla eléctrica, la televisión, el descubrimiento de los rayos x y el electrón pudieron darse gracias al vacío. El vacío permitió estudiar el mundo atómico sin la interferencia cantidades de elementos presentes en la atmósfera, es la teoría que se llamaría mecánica cuántica y el mundo sub-microscópico que describe se comporta de maneras muy diferentes al mundo al cual estamos acostumbrados. 

Fuente: Reel Truth Science Documentaries (2019). Everything and Nothing: What is Nothing? (Jim Al-Khalili) [Archivo de video], recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=rKPv8zApee0&t=1829s 

Traducción y adaptación: Andrés Casallas Acuña