LAS DEFICIENCIAS EN IMÁGENES MÉDICAS

Cómo las radiografías, las tomografías y las resonancias magnéticas pueden convencerlo de someterse a una cirugía innecesaria.

Bueno, digamos que tiene un horrible dolor ciático que se extiende desde la cadera hasta la rodilla, o un dolor en el hombro que es tan fuerte que no puede levantar el brazo, o que odia subir o bajar escaleras debido al dolor en sus rodillas. Usted va al médico y tal vez, una de las cosas que él recomienda es una radiografía o una tomografía. La imagen resultante puede mostrar una vértebra ocluida, degeneración de la articulación o cartílago desgastado. ¿Cuál es el próximo paso? A menudo, la cirugía por supuesto, tal vez después de una serie de sesiones de fisioterapia. 

Qué muestran la imágenes diagnósticas?

Entonces, ¿qué muestra realmente esa imagen? Bueno, por supuesto que tiene esa condición, pero ¿Qué significa eso? Generalmente se supone que este imagen muestra el origen de su dolor. Pero muchos de nosotros tenemos la misma condición sin ningún dolor.

Interpretar una imagen implica un juicio sobre lo que esa imagen realmente significa para usted. Para decirlo de otra manera, el dolor no se puede fotografiar y esa imagen que observó podría no tener nada que ver con su dolor (y probablemente no lo tiene). Lo cual podría ser la razón por la que su tratamiento no ha sido efectivo y todavía tiene dolor.

Detectar el origen del dolor

Si realmente queremos estar seguros de que esta condición está causando su dolor, es importante explorar manualmente el área del dolor, palpar los tejidos y sentir lo que realmente está sucediendo. Una vez que se determina la ubicación exacta del dolor, debemos observar por palpación qué alivia ese dolor y qué lo empeora.

Con mayor frecuencia, encontramos que el dolor no proviene de la vértebra deformada o el cartílago desgastado, sino de los tejidos blandos. Es decir, desde lo profundo del músculo, la fascia y los tendones. Estos tejidos pueden sanar rápidamente sin cirugía.  

Un buen ejemplo de esto, algo que veo a menudo, es el dolor ciático, es decir, el dolor en la cadera que se extiende por la pierna. Al personal médico generalmente se le enseña que la ciática se origina por algún problema en las vértebras. Se ordenará una imagen y casi siempre mostrará alguna “deformidad” que se supone es la causa, pero raramente es la causa real. 

Casi nadie mayor de 40 años tiene una columna vertebral “perfecta” y siempre se presentará algún tipo de cambio. De hecho, una vez se realizó un estudio tomando radiografías de las columnas de individuos sanos. Cuando las analizaron, sin saber que estas personas no tenían dolor, se encontró que el 55% necesitaba cirugía de la columna.  

En mis 25 años de práctica, puedo contar con una mano las personas que han acudido a mí con ciática y que realmente necesitaban cirugía de espalda. Los puntos gatillo* en dos músculos de la cadera causan un patrón de dolor que es idéntico a la “ciática”. Trabajar en estos puntos gatillo con MyoLab Therapy elimina el problema a menudo en tan solo una o dos sesiones. Lo mismo pasa con casi todo los casos del dolor articular crónico.

*NOTA: El termino “trigger point” (punto gatillo) fue inicialmente usado por la Dra. Janet Travell, para describir nudos hiperirritados en las fibras de los músculos que causan dolores intensos y distantes al mismo punto gatillo.

DUANE DOBROWOLSKI

Agenda tu cita: