Jean Tirole, de 61 años, es uno de los galardonados más jóvenes del “Nobel de Economía“, y su trabajo ha servido para crear políticas públicas en materia de regulación de competencia utilizando la teoría de juegos.

El economista y profesor francés Jean Tirole de 61 años ha recibido el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel (conocido popularmente como el Nobel de Economía), por el importante análisis que ha realizado sobre “la potencia del mercado y la regulación”, así como para prevenir a los gobiernos, en su papel de reguladores, sobre el fomento de prácticas monopólicas en las grandes corporaciones.

“La mejor regulación o política en materia de competencia debe ser cuidadosamente adaptada a las condiciones específicas de cada sector. Jean Tirole ha presentado un marco general para concebir esas políticas y las ha aplicado a diversos sectores, que van desde las telecomunicaciones a la banca”, destacó la academia sueca.

Antes de los análisis de Tirole sobre monopolios utilizando la teoría de juego, los reguladores y gobiernos aplicaban límites de precios para compañías monopólicas, lo que a la larga podía generar deficiencias en la calidad de los servicios.

Tirole apoya la liberalización y privatización de servicios públicos, pues para él, la competencia puede generar menores precios, impactando positivamente a los consumidores; sin embargo, su trabajo también prevee que en un mercado de empresas globales, los gobiernos deben establecer autoridades globales para supervisar su funcionamiento.

“Si se los deja sin regular, esos mercados usualmente producen resultados indeseados por la sociedad: precios más altos que los motivados por los cotos o empresas improductivas que sobreviven bloqueando el ingreso de otras nuevas o más productivas”, dijo Tirole en alguna ocasión. Su análisis tampoco ha sido ajeno al papel de Google y otras grandes corporaciones en prácticas monopólicas en entornos web.

Algunos economistas han advertido que una lectura más atenta del trabajo de Tirole pudo haber prevenido o minimizado los efectos de la crisis económica de 2007, al plantear recomendaciones sobre la función de los reguladores para minimizar el riesgo en mercados donde los participantes (como en el caso de los bancos) están estrechamente interconectados.

Tirole también ha dicho que “Francia necesita modernizarse para dar más oportunidades a los jóvenes”, a la vez que es necesario “modificar el mercado de trabajo” para ayudarlos.

Este premio fue establecido en 1968 y entrega US$1,1 millones al ganador, siendo Tirole seis años más joven que el promedio de ganadores, y el primer no-estadounidense desde 1999.

El dilema de la Unión Europea con Facebook

La Unión Europea se enfrenta a un dilema. Desde hace años se encara sin ningún problema con las multinacionales más poderosas del planeta. Con procedimientos y sanciones multimillonarias a Microsoft (unos 2.000 millones), Apple (devolver 13.0000 millones a Irlanda), Google (2.420), Amazon (devolver 250) o Facebook (110), por abuso de posición dominante, por beneficiarse de ayudas de Estado ilegales o por remitir información «inexacta o engañosa», como hizo la compañía de Mark Zuckerberg tras la compra de WhatsApp. La presión de los lobbies empresariales y sobre todo del Gobierno y el Congreso de EEUU, primero con Obama y ahora con Trump, ha sido formidable, pero la responsable de Competencia, Margrethe Vestager, no torció el brazo. Sin embargo, el desafío de verdad llega ahora. Hacer frente por las buenas o las malas a la laxa fiscalidad de algunos países es una cosa, pero trocear gigantes otra muy diferente. Y cada día parece más inevitable. «Supongo que a estas alturas ya no se trata de si ocurrirá o no, sino de cuando», explica una fuente comunitaria cuando se le pregunta si Facebook, Google o Amazon tendrán el mismo destino que la Standard Oil Company, desmembrada hace un siglo.Bruselas ya ha forzado a que algunas de las grandes partan o separen partes de sus negocios, como Google con la parte del buscador y la de los comparadores de precios y otros dos casos esperando resolución. Ahora mismo no tiene la fuerza ni el apoyo para algo muchísimo más contundente, pero a un ritmo de escándalo por semana o por mes, con más de mil millones de usuarios y cuotas de mercado del 75 al 92%, es sólo cuestión de tiempo y todas las instituciones lo saben.

PABLO R. SUANZES (Bruselas)

 

Participa enviando información acerca de los peligros de los monopolios